El modelo nórdico (Carlos de Fuenmayor Barroso EAFI)

KesslerCasadevall-web2En el año 2008, Islandia sufrió una grave crisis económica que se resolvió con la dimisión del Gobierno, la nacionalización de la banca, la convocatoria de un referéndum para decidir sobre temas económicos relevantes, la modificación de la Constitución y la encarcelación de los responsables de la crisis. Esta situación, de escaso eco en los medios de comunicación españoles, fue provocada por el abandono del modelo nórdico por parte de Islandia y la adopción de políticas thatcheristas que combinaban libertad económica, valores cristianos y conservadores tradicionales, patriotismo, y una adhesión a la ideología neoliberal.

Como consecuencia, el Estado se desprendió de bienes públicos y los bancos islandeses pasaron a controlar una cantidad de dinero diez veces mayor que la de los Presupuestos del Estado. Se bajaron los impuestos, se redujeron los servicios sociales y se descuidó a pensionistas y grupos de población necesitados. Esto llevó al país al colapso económico y reveló la necesidad de retornar a la forma nórdica de gestión socioeconómica.

El modelo nórdico se sustenta en una distribución equitativa de la riqueza y combina un capitalismo productivo con unos servicios de asistencia social de prestaciones generosas, demostrando cómo una sociedad rica puede aplicar el principio de igualdad, y cómo puede prosperar el colectivismo donde rige el individualismo. En el modelo, la educación es fundamental y por ello las líneas maestras del sistema educativo son estables y se mejoran progresivamente. Las cuestiones fundamentales en educación no se modifican con la llegada al poder de un nuevo Gobierno, como sucede en España. Asimismo las estructuras patriarcales son débiles y la familia tiene un menor significado que en los países del Sur de Europa, lo que favorece la movilidad laboral y geográfica. La combinación de unas raíces culturales profundas y un fuerte control sobre los sistemas financieros y de la gestión estatal producen un equilibrio sistemático de las cuentas públicas y de los endeudamientos nacionales.

El éxito socioeconómico viene del factor cultural, educativo, espíritu empresarial, cooperación, solidaridad, y un modelo de estado benefactor intervencionista lógico y racional. Pese a los problemas y las imperfecciones, las economías nórdicas están situadas entre las diez primeras más competitivas del mundo. Un modelo inspirador con más luces que sombras. Que no es poco, ya que en los países nórdicos desde la primavera, la luz sale muy temprano y no se acaba de marchar, nunca.

Carlos de Fuenmayor Barroso EAFI
Director Kessler & Casadevall Asesoramiento Financiero Barcelona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s